Páginas vistas en total

jueves, 15 de octubre de 2015

Nueve vehículos chocan en Ontón y colapsan la autovía


Un primer accidente entre cinco coches ha provocado otra colisión de cuatro más. Solo ha habido que lamentar dos heridos leves y más de dos horas de bloqueo en la A-8

La autovía A-8 se ha tenido que cerrar al tráfico esta mañana por un accidente múltiple en el que se han visto involucrados hasta nueve vehículos, formando un auténtico tapón de acero en Cantabria. A pesar de la aparatosidad del siniestro, solo ha habido que lamentar dos heridos leves y un colapso de la autovía que ha durado casi tres horas.
A las nueve de la mañana, y después de una hora y media con la autovía completamente cortada y con desvíos por la N-634, ya se había habilitado un carril para que los coches pudieran pasar hacia el País Vasco. Los vehículos siniestrados fueron apartados al carril izquierdo y sobre las 10.00 ya habían sido retirados por grúas, dejando la autovía despejada y poniendo punto y final a las retenciones.
Un primer accidente provoca otro
El accidente ha ocurrido sobre las siete y media de la mañana, en el punto kilométrico 142, a la altura de Ontón y en dirección al País Vasco. Cinco vehículos chocaron entre sí y quedaron apelotonados en medio de la calzada. Este accidente provocó un segundo siniestro a unos cincuenta metros, en el que se vieron involucrados otros cuatro coches. En el primer golpe (el de los cinco coches) dos personas resultaron heridas. En el segundo, solo ha habido daños materiales.
Esta infraestructura se ha tenido que cortar completamente por el tapón generado por los coches siniestrados, que quedaron cruzados a lo ancho de la autovía. El intenso tráfico registrado a esas horas se fue desviando por la N-634, generando caravanas de hasta seis kilómetros, que llegaban hasta pasada la salida sur de Castro Urdiales. Después el corte ha sido parcial, con la apertura del carril derecho de la A-8, y el atasco ha bajado de intensidad, con "circulación irregular" en ese punto y retenciones entre los kilómetros 142,3 y 148 hacia Vizcaya, informa la DGT, que se disiparon antes de las once de la mañana.
Bomberos de Castro Urdiales se desplazaron a la zona para despejar la autovía, y efectivos de la DYA y del Servicio Cántabro de Salud han atendido a los heridos. Se movilizaron dos ambulancias para trasladarlos al hospital de Laredo, con pronóstico leve. La Guardia Civil trafico realiza atestado.

Noticia extraida de: el diario montañes

lunes, 5 de octubre de 2015

DOS HERIDOS LEVES EN EL INCENDIO DE UNA VIVIENDA EN SONABIA




Han tenido que ser atendidos por inhalación de humo y quemaduras leves

Dos personas han tenido que ser atendidas por los servicios médicos por inhalación de humo y quemaduras leves como consecuencia del incendio declarado esta noche en una vivienda situada en Sonabia, Castro Urdiales.
Según ha informado el Servicio de Emergencias 112, el incidente se ha producido en una edificación unifamiliar de rasante más dos alturas, construida en madera y piedra, que ha quedado calcinada. Las dos personas afectadas fueron atendidas en el lugar de los hechos.
A la llegada de los bomberos el fuego estaba desarrollado, lo que ha dificultado las labores de extinción. El trabajo se centró, en un primer momento, en el control de las llamas en la vivienda en la que se originó el incendio, para evitar la propagación a las construcciones colindantes. Un particular avisó del incendio al Centro de Atención a Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria minutos antes de las 21.10 horas, desde donde se movilizó al parque de bomberos de Castro Urdiales, a la Policía Local, al servicio municipal de emergencias sanitarias y a miembros de la Guardia Civil. Con los efectivos en la zona, y por la magnitud de las llamas, los bomberos de Castro Urdiales solicitaron el apoyo de la escala y de vehículos de abastecimiento de agua del parque de emergencias de Laredo, que se unió a las labores de extinción. Una vez apagado el fuego, los trabajos de refrigeración se han extendido hasta la madrugada, enfriando puntos calientes, para evitar que las llamas puedan reavivarse, y retirando cascotes con riesgo de caída.