Páginas vistas en total

martes, 18 de septiembre de 2012

SE CONFIRMA QUE EL CADÁVER DE ORIÑÓN ES EL DEL VECINO DE CASTRO DESAPARECIDO LA SEMANA PASADA



Un tatuaje en el brazo ha facilitado la identificación del varón, cuya búsqueda empezó el día 14, fecha en que se denunció su desaparición

Lo encontraron unos pescadores flotando en el agua


El cadáver recuperado este lunes por los servicios de emergencia en la bahía de Oriñón es el de un vecino de Castro Urdiales cuya desaparición fue denunciada en la Guardia Civil el pasado día 14, según han confirmado fuentes de la investigación, que han precisado que la identificación del cuerpo ha sido posible gracias a un tatuaje en un brazo.

Los servicios de emergencias de Castro Urdiales rescataron ayer por la tarde el cuerpo sin vida de un hombre que se hallaba flotando en el agua en la zona del cargadero de la pedanía de Oriñón.
Aunque la investigación sigue abierta para averiguar la identidad y las causas de la muerte, fuentes próximas al rescate del cuerpo afirmaron ayer que podría tratarse del vecino de Castro Urdiales desaparecido el pasado miércoles en la zona de Cotolino. Faltaría, aún, que los familiares o la autopsia identifiquen el cadáver, ya que el cuerpo presenta un tatuaje en un brazo que coincide con la descripción facilitada a los agentes que investigaban la desaparición.
Además, dado el estado de descomposición del cadáver, calculan que podría llevar unos cuatro o cinco días en el agua, justo el tiempo que se lleva buscando al bilbaíno residente en Castro.
Alrededor de la 18.00 horas, el teléfono de emergencias del 112 recibió el aviso procedente de una embarcación de pesca, cuyos ocupantes divisaron el cuerpo de un hombre flotando en el mar.
En cuanto se recibió el aviso de los pescadores, hasta el lugar se desplazaron los servicio de emergencias de Castro. La embarcación de la DYA se encargó de llegar hasta el cuerpo y, tras ser rescatado, se comprobó que podía llevar varios días en el agua. Desde Oriñón fue trasladado hasta el puerto de Las Arenillas, en la pedanía de Islares, por orden de la Guardia Civil, donde se procedió a su desembarco y fue examinado por la Policía Judicial, una operación que fue seguida por algunos curiosos, ya que se realizó en una zona en la que hay un camping, que ayer alojaba a numerosos turistas.
La familia del hombre desaparecido se trasladó hasta Las Arenillas, sin embargo no pudo proceder a la identificación del cadáver por el mal estado en el que se encontraba.
En caso de confirmarse la identidad del cuerpo, se trataría de J. M. de 39 años, cuya desaparición calculan que tuvo lugar el miércoles, día 12 de septiembre, por la noche. La Policía había centrado su búsqueda en los acantilados de la zona de Cotolino, en cuyas proximidades encontraron su coche aparcado, con la cartera y la documentación en el interior. El cuerpo aparecido ayer fue encontrado a unos cuatro kilómetros del punto en el que se centró su búsqueda la semana pasada.
En el rescate del cuerpo participaron una embarcación y un vehículo de tierra de la DYA de Castro Urdiales, una unidad de bomberos y dos patrullas de la Guardia Civil, según informó el Gobierno.
Noticia e imagen extraída de El diario montañés